Inauguradas en Marchena, las naves de integración de aves más avanzadas de España

Inauguradas en Marchena, las naves de integración de aves más avanzadas de España

Para esta primera fase ha sido necesaria la construcción y nivelación de dos plataformas a distinta altura para salvar el desnivel de la parcela lo que ha supuesto el desmonte, terraplenado y relleno con material, cercano a los 30.000 metros cúbicos de tierra.

Estructuralmente están fabricadas en hormigón, con unas dimensiones de 2250 metros cuadrados

Previo al abastecimiento a las aves el agua pasa por depósitos de regulación de 50.000 litros soterrados por cada grupo de dos naves que acomoda la temperatura del agua de entre los 14 y los 17 grados en todas las épocas del año, posteriormente son cloradas y puesta en servicio a los bebederos.

El desarrollo estructural y energético de las nuevas naves se basa en mejoras relevantes, algunas muy novedosas como es la propia construcción de los pilares, las vigas y las correas en las que se han empleado estructuras prefabricadas de hormigón, una innovación que incorpora rapidez de ejecución y montaje y sobre todo un nulo mantenimiento en la vida de las naves. Este material ha facilitado y simplificado la construcción estructural a apenas a una semana por nave.

Las soleras están dotadas de un aislante termo reflectivo compuesto de una lámina de aluminio, en una burbuja de aire seco y una plancha de polietileno. Con el se aísla totalmente la humedad y el frío del suelo para que no se transmita a la yacija de las aves.

Las unidades de naves tienen una superficie de 2250 metros cuadrados y son totalmente estancas y cerradas, creando una envolvente térmica formada por la lámina aislante y paneles sándwich termoaislantes en fachadas y techos de 50 y 60 mm respectivamente.

Sistemas de suministros de agua y control digital de primer nivel 24 horas 365 días al año

Las instalaciones se complementan con zonas de transito diferenciadas; arco de desinfección en la entrada, oficinas y básculas, vestuarios, baño y ducha, áreas de descanso y cafetería. Cada grupo dispone de almacenes y zonas técnicas donde se ubican los sistemas de control tanto electrónico como de medicación y cloración de aguas.

El terreno que ocupa el complejo permite el drenaje de las aguas pluviales con facilidad por la disposición en terrazas, los circuitos de agua están separados entre si, las provenientes del  lavado y desinfección se evacúa en fosas sépticas y retiradas por empresas homologadas por la Junta de Andalucía. Las aguas de lluvia de las cubiertas es recogida a través de canalones y un sistema de tuberías y arquetas las conducen hasta su almacenamiento para su empleo en limpieza y en los sistemas de refrigeración.

El suministro de agua del núcleo se surte de un pozo propio y una cisterna flexible con una capacidad de almacenamiento de 3,5 millones de litros. De esta manera aseguramos el suministro para una producción de cerca de 1 millón de aves al año.

El suministro del agua del núcleo se surte de un pozo propio, previamente cloradas para el servicio a los animales

El perímetro de las naves, las entradas y zonas técnicas está circundadas por carreteras de hormigón evitándose así el polvo, encharcamiento o barro en época de lluvias y facilitando el transito de camiones de gran tonelaje por las instalaciones, en el resto de caminos y zonas de aparcamiento se ha extendido una gruesa capa compactada de zahorra todo en uno.

En todo el complejo se ha buscado un modelo medioambiental lo más sostenible posible, tanto en el empleo de recursos naturales como del uso eficiente de la energía. En todo ello nos hemos esforzado por minimizar la huella de carbono de nuestra granja, teniendo en cuenta los consumos de todos los equipos eléctricos buscando la eco eficiencia energética. Hemos instalado captadores solares fotovoltaicos para autoconsumo, suministrando en condiciones regulares hasta un 50% de las necesidades totales del complejo, además de un significativo ahorro al depender en menor medida de la red eléctrica convencional.

La iluminación en nuestras naves es a base fluorescentes regulables en intensidad, de alto rendimiento, reproduciendo ciclos de estado de oscuridad y descanso para los animales y todo el sistema, tanto luces, niveles de CO2 y NH3, humedad, ventilación, calefacción, suministro de agua y piensos o la uniformidad de los pesos de los animales es controlado 24 horas por un equipamiento informático de última generación que vigila para que todos los parámetros de funcionamiento de cada una de las naves sea el correcto. Todo el conjunto puede ser consultado, manejado y controlado a distancia.

Pollitos de 0 días recién llegados a la explotación

Las naves se han diseñado como hemos comentado buscando la eficiencia energética y medioambiental, para lo que se ha optado por un sistema combi-tunel longitudinal progresivo.

En los laterales anteriores de las naves se instalan paneles de enfriamiento evaporativo que reproduce el proceso físico de la naturaleza, al producir aire fresco haciendo pasar aire caliente a través de filtros húmedos. Lo que es una conversión termodinámica. En las Medianas el sistema de refrigeración de los paneles es en circuito cerrado y el agua sobrante es filtrada y reconducida a un depósito de acumulación elevado y de nuevo a los paneles, solo reponiéndose la cantidad evaporada. De esta manera se consigue una agradable temperatura, bajo una humedad controlada, sumada a una alta extracción de gases por los extremos de la nave, permitiendo en algo más de un minuto una renovación total del aire.

Los controles caudal de extracción y apertura de trampillas, la velocidad del aire, son parámetros a tener en cuenta para conseguir la depresión adecuada y llegar a al equilibrio de refrigeración en verano. Mientras que en invierno y ventilación mínima el aire es renovado sin generar corrientes frías a nivel de los animales para se encuentren más confortables, tranquilos y con un menor estrés.

Finalización del proceso de crianza

Otra innovación aportada en las naves de las Medianas es un mecanismo de tapaderas herméticas en los exteriores de los ventiladores que proporciona más estanqueidad al sistema, abriéndose cuando es necesario su uso, protegiendo además a los elementos móviles de las palas cuando no actúan.

Los ganaderos bien saben que las temperaturas dentro de las naves a la llegada de la nueva camada debe ser al menos de 31 grados centígrados. Para ello, estas naves consiguen esas temperaturas a base de cañones calefactores optimizados a gas propano de combustión indirecta, ayudados para la recirculación del aire por ventiladores recirculadores que reparten el calor de una manera homogénea por toda la superficie. De todas las posibilidades de calefacción que barajamos a la hora proyectar la instalación optamos por esta técnica por ser muy ecológica y de bajo consumo a lo que hemos añadido un sistema de ventilación progresiva-gradual.

En este núcleo hemos apostado por ICEXGA para el diseño, fabricación y programación del control ambiental, además de primeras marcas tanto de comederos, bebederos, calefacción, iluminación y ventilación. Destacar el trabajo de varias empresas colaboradoras con Integraciones Desproave en la construcción, como así al Ayuntamiento de Marchena y sus técnicos por su contribución e implicación, para que hoy sea posible poner en marcha esta nueva realidad de nuestra empresa, un paso más en la avicultura bioeficiente y la generación de riqueza y empleo.

Vídeo realizado por Integraciones Desproave sobre la construcción y características de las naves de la Finca “Las Medianas” inauguradas en Agosto de 2020