Madera, religión e innovación

Madera, religión e innovación

Desde un pequeño pueblo escondido entre los olivos de Jaén y al lado de la Cástulo romana, encontramos un taller de carpintería que vió en la innovación la fórmula para sortear la crisis del 2008. Torreblascopedro fue el escenario de la historia que aquí nos trae, y José Antonio de Carpintería Lorente y su mujer María José sus protagonistas.

Este taller, que lleva en funcionamiento desde el 1987, sufrió como muchos otros negocios la llamada crisis del ladrillo. Al caer el sector de la construcción, cayeron consigo otros sectores dependientes tales como la carpintería y José Antonio vio la necesidad de reinventarse.

Por aquella fecha, se estaba creando en su pueblo la primera hermandad del mismo que contaba con una imagen de un nazareno para procesionar. A José Antonio le encargaron la realización de la cruz que procesionaría el nazareno. Una vez finalizó el proyecto, el escultor alegó que la cruz era demasiado pesada y podría dañar la imagen y fue entonces cuando José Antonio empezó a investigar alternativas llegando a la receta de lo que hoy es un producto con gran aceptación en el mundo cofrade, una cruz ligera de poliestireno.

Buenos días José Antonio, ante todo la primera pregunta ¿Cuál es la receta de tu producto? Si se puede saber…

Buenos días. La receta es sencilla. Un esqueleto de madera, recubierto de poliestireno extruido y cubierto a su vez de una pasta de fabricación propia para aportar la resistencia necesaria al conjunto. La madera le aporta la rigidez necesaria, el poliestireno le aporta el volumen y la pasta la protección ante las agresiones externas. Además, esa pasta permite la adhesión correcta de las pinturas.

¿Cuándo, dónde, y por qué tanto éxito?

El producto tal como lo fabricamos hoy, lo terminamos de perfeccionar en el 2010 y desde entonces han sido 27 cruces las que tenemos repartidas por todas las provincias de Andalucía, además de en Extremadura y Madrid.

El secreto del éxito del producto está en el bajo peso de la cruz y las consecuencias que esto acarrea. Las imágenes de los nazarenos sufren menos el peso de la cruz y con ello baja la frecuencia con la que las imágenes se deben de restaurar evitando así el trastorno económico y emocional que la propia restauración de la imagen implica para las hermandades y los devotos de las mismas. Además, los costes de fabricación se reducen a la mitad respecto a las cruces tradicionales hechas por entero de madera con lo cual obtenemos un doble ahorro económico, en el precio final de la cruz y en las veces que evitamos la restauración de la imagen.

¿Qué tipo de cruces fabricáis?

Según los materiales, fabricamos tanto las cruces de poliestireno como las cruces tradicionales de madera de cedro. Todo depende del uso que se le vaya a dar a la misma. Los fines para los que se suelen usar son dos: cruces de capilla y cruces de procesión.

¿Cómo os ha afectado la crisis actual de coronavirus?

Es cierto que la demanda ha bajado, pero no tanto como esperábamos. Los encargos son continuos y, además, si vemos que hemos cubierto todos los encargos pendientes seguimos produciendo para una demanda creciente más que probable.

¿Qué canales de ventas tenéis en la actualidad?

Sin duda, las redes sociales son una herramienta fundamental para nosotros. En ellas mostramos nuestro producto y, además, encontramos a nuestro nicho de mercado. Grupos cofrades y perfiles de hermandades son nuestra principal fuente de contacto. Tenemos un porcentaje de conversión del 96%, es decir, de todas las personas que nos han contactado interesándose por el producto, el 96% han acabado adquiriendo el producto.

Y antes de terminar, me gustaría preguntaros por alguna anécdota o experiencia con los clientes.

Bueno sí, hay un par de ellas:

La primera fue el asombro de un cliente al comprobar que una cruz que hicimos de 3,40m de alto la podía coger el sólo y esto era así porque sólo pesaba 6,5kg.

La otra fue de la hermandad, del conocido en el barrio del Albaicín de Granada, como El Manuel. Hicimos una réplica exacta de la cruz que portaba la imagen, pero con nuestras técnicas. El camarero (encargado de vestir a las imágenes), desconocedor de que se había adquirido una nueva cruz, se sorprendió al ver que este año para subir la cruz a la imagen del nazareno sólo necesitó de dos personas cuando el año anterior había necesitado de cinco personas. Cuando le explicaron que era una nueva cruz con materiales nuevos, le costó creerlo ya que la réplica era exacta.

Sin más, gracias José Antonio por tan interesante artículo.

Gracias a vosotros y para cualquier contacto, estaremos encantados de atenderos en el mail lorentemontero@yahoo.es o en el teléfono 664 87 54 07.

¿Cumple la página web con la ley?

¿Cumple la página web con la ley?

Hace pocas fechas recibimos en nuestro despacho una notificación que nos remitía un cliente referente a un expediente incoado por la Comunidad autónoma de Castilla-León relativo a una propuesta de sanción emitida por la Delegación de Consumo de Soria, en relación a una inspección realizada al azar en su página web.

Como resultado de dicha inspección se detectaron ciertas irregularidades de distinto tipo y contenido que suponían una propuesta de sanción grave de entre 3.000.-€ y 15.000.-€.

No hubo posibilidad de rectificar primero y evitar la sanción, la multa fue inmediata. Llegamos a una aceptación y a un pago previo que evitó la incoación del expediente, pero que supuso un pago final de 1.800.-€.

Creo que puede servir este caso real para advertir y esbozar cuales deben ser las prevenciones que todo titular de un sitio web debe conocer y cumplir.

Es muy común que sean los diseñadores o programadores de páginas web quienes incluyan todo lo referente al aviso legal, cookies, privacidad, etc. Muchas veces estos textos legales suelen ser un “corta y pega” de otros existentes previamente, donde solo se modifican ciertos datos. Esto puede suponer cometer errores importantes, pues no se actualizan o adecúan a la normativa española o europea en vigor y se adaptan al tipo de web en concreto.

Es recomendable que todo lo referente a la inclusión y redacción de los avisos legales en nuestra web lo realicen especialistas en derecho que puedan asesorar con garantía en este tipo de materias como es el derecho de las nuevas tecnologías y todo lo referente a los servicios de la sociedad de la información.

Es muy recomendable también el realizar auditorías legales de web para poder detectar los puntos débiles y poder corregirlos con anticipación. En especial para todos aquellos sitios web donde se comercializan productos o se ofrecen servicios concretos. De especial análisis debería ser aquella web que comercializa artículos de alimentación de todo tipo, aquellas otras que ofertan prendas de vestir o aquellas que ofrecen servicios turísticos por citar solo algunos ejemplos. Normativas como pueden ser de consumo, publicidad o contratación son de obligado cumplimiento en estos sitios web.

De forma resumida estos son algunos de los apartados que debemos comprobar en nuestra web para saber si cumplimos con lo legislado en la actualidad.

Debemos verificar el registro del nombre de dominio.

Los derechos de propiedad industrial (patentes y marcas).

Los derechos de propiedad intelectual (derechos de autor).

Analizar el aviso legal.

Comprobar la política de cookies.

Comprobar si se cumple la normativa de consumo.

Verificar la normativa de publicidad.

Analizar la normativa de la competencia.

Examinar la política de contratación.

Y por último comprobar la política de privacidad y todo lo referente a la protección de datos.

El cumplir con toda y cada una de las normas actualmente en vigor supone en primer lugar evitar sanciones económicas importantes y en segundo lugar hacer de nuestro sitio web un lugar seguro para nuestros clientes y usuarios.

De esta forma, no solo garantizamos todo el proceso de compra y de prestación de servicios, también aseguramos los derechos del empresario titular de la página web ante posibles abusos y denuncias.

Manuel Guisado Torres
Abogado / www.servimarca.es

Reconocimiento de bonificación a los autónomos societarios – Actualidad Legal y jurídica –

Reconocimiento de bonificación a los autónomos societarios – Actualidad Legal y jurídica –

 Tras muchas reivindicaciones y después de varios años desde el comienzo de la “tarifa plana” para los autónomos, por fin podrán acogerse también a esta bonificación de la Seguridad Social los autónomos socios de sociedades mercantiles capitalistas. Además ello trae como consecuencia la devolución por parte de la Administración de los importes cobrados indebidamente a dichos autónomos.

Todo comenzó cuando en el año 2013, a través del Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, fue aprobada por el Gobierno la bonificación en la cuota a los autónomos que cumplieran una serie de requisitos. Concretamente esta norma establecía una reducción en las cuotas que los autónomos pagaban a la Seguridad Social que se dieran de alta a partir de entonces y a través de la cual las cotizaciones se reducían a unos cincuenta euros durante los primeros seis meses y que posteriormente, a través de la promulgación del Real Decreto 1462/2018, se sitúo en sesenta euros mensuales, pero ampliando su plazo de vigencia hasta los doce meses. Progresivamente esta cuota iría subiendo hasta alcanzar los veinticuatro meses, para a partir de entonces expirar el plazo de dicha bonificación. En todo este tiempo han sido varias las modificaciones en este asunto, siempre favoreciendo los intereses del autónomo, pero dejando en el olvido a los autónomos societarios.

Y así hasta que llegó la sentencia 3887/2019 emitida por un Recurso de Casación, en diciembre de 2019, por la Sala de lo Contencioso del Alto Tribunal, la que ha marcado un antes y un después para los autónomos societarios. En ella, se reconoce a una trabajadora por cuenta propia, dueña de una S.L.U., el derecho a acceder a la “tarifa plana”. Con su fallo, el Supremo anulaba la decisión de la Dirección Provincial de Bizkaia de la Tesorería General de la Seguridad Social, en la que se le denegaba la bonificación y le otorgaba el derecho a la misma.

Ello provoca además, como indicamos al principio, que el autónomo societario podrá tener derecho a la devolución de cuotas pagadas indebidamente a la Administración. Dicha devolución dependerá de una serie de factores tales como edad o Comunidad Autónoma de la que se trate, entre otros. La cantidad a devolver podría llegar a alcanzar en torno a los cuatro mil euros por cada interesado.

Desde ahora, cualquier autónomo que comience su actividad podrá acogerse a la “tarifa plana” de oficio. En aquellos casos en los que ya se ha realizado una reclamación de dicha bonificación y ha sido denegada, bastará con un escrito para que se reconozca este derecho, pudiendo reclamar hasta cuatro años anteriores del mismo.

 

La Tesorería envió una carta el pasado día siete de agosto de los corrientes a todas las unidades de impugnación rectificando un criterio que lleva manteniendo desde el mismo momento en que se puso en marcha la bonificación de las cuotas a la Seguridad Social y solicitando, en base a la doctrina jurisprudencial, se permita a los autónomos socios de sociedades mercantiles capitalistas acceder a los beneficios establecidos en cuanto a bonificaciones previstas en la Ley. Sin duda, un gran logro para los autónomos societarios